Packaging: ¡Qué bien te conservas!

Estoy de mudanza. No les voy a aburrir contándoles lo “ilusionado” que ando. Aquí estoy, revisando todos y cada uno de los objetos que hay por casa. Lo cierto es que un traslado de domicilio, aparte de suponer una importante carga de estrés, representa también una inmejorable oportunidad para hacer limpieza y reencontrarse con pequeñas joyas olvidadas…

Entre todo el trasiego de cajas y muebles se me han aparecido las viejas latas; la ecléctica colección de latas y conservas que atesoro desde hace años. Y ahí surge la inspiración para abordar mi artículo sobre packaging de hoy. Siempre he pensado que las conservas, además de ser uno de los inventos más prácticos y antiguos (en lo que a lo culinario se refiere) que ha ideado el ser humano, son un excepcional vehículo transportador para el diseño. 

Me viene muy rápidamente a la cabeza “El Velero” de Conservas Ortiz (www.conservasortiz.com), con esas latas evocadoras, que tan bien retratan a los valientes pescadores vascos haciéndose a la mar para pescar los escurridizos bonitos del Cantábrico. ¡No me digan que no es bella la imagen!. Lo que me entusiasma, es la autenticidad que demuestra esta conservera en mantener viva la herencia recibida de sus fundadores más de un siglo después. Toda una entrega de calidad a través de la imagen. Resulta realmente inspirador el hecho de que un diseño perviva tantos años sin perder su sex appeal. En sea misma línea, también quiero mencionar los envases de las Anxoves de L´Escala tan sencillas y tan seductoras.

No quiero pasar por alto un proyecto de nuestros vecinos portugueses, grandes apasionados de las conservas de pescado. Jose Gourmet (www.josegourmet.com) se encuentra en las antípodas de lo vintage. Con una bellísima entrega de ilustraciones de diferentes artistas plásticos lusos, viste su variada gama de referencias de conserva de manera sobresaliente. Esto es arte.

De vuelta por España, por tierras gallegas para mayor detalle, hace unos pocos años, de la mano de las creadoras de Bimba & Lola surgió Petra Mora (www.petramora.com). Para los que no conozcan la marca, he de decir que la línea de estilo gráfico de sus envases de conserva es una delicia, a la altura de los productos a los que dan cobijo. Combinando un menú tipográfico muy sólido y unas ilustraciones bastante sencillas y planas, consiguen configurar un territorio de marca con mucha personalidad, realmente potente. Constante en todos sus packs, definen un look & feel para sus diferentes familias de productos que te atrapa desde el principio. Me gusta especialmente la línea de conservas vegetales. 

Tampoco me ha dejado indiferente la propuesta de la conservera gallega Rosa Lafuente (www.rosalafuente.com). Con una feminidad a la que estamos poco acostumbrados para este tipo de envases, presenta toda su gama de producto en un delicado tono rosa y envueltos en fina malla, que nos sugiere que estamos a punto de ingerir un sensual y suave bocado de mar.

 

*Artículo publicado originalmente por Roberto Quiñones para la revista www.origenonline.es